¿Por qué las industrias fintech se especializan en ciberseguridad?

En un mundo digital, globalmente interconectados, las amenazas a las infraestructuras financieras están en aumento. Específicamente hablando, el sector financiero con amenazas involucran a la banca y todas las empresas que ofrecen servicios fintech.

Corporaciones de todo el mundo están en medio de la transformación digital para satisfacer nuevas demandas tecnológicas. Esta revolución digital avanza a un ritmo muy rápido y crea desafíos.

Las ventajas de tener servicios en la nube

La nube (the cloud) ha demostrado ser una opción superior para aumentar la capacidad de manejar datos y ahora proporciona un nivel inigualable de agilidad, seguridad y escalabilidad. Por ejemplo, los bancos pueden acceder a la nube cuando sea necesario, lo que significa que pueden utilizar muchos recursos de manera más flexible y eficiente.

La nube también permite a las instituciones financieras logren reducción de costos y sus servicios se vuelvan más eficientes.

Dado que las industrias fintech involucran la combinación de tecnologías inteligentes, la ciberseguridad ha sido y será el mayor desafío. Esto es porque las instituciones financieras son los principales objetivos de los ciberataques.

Las industrias fintech manejan mucho dinero a diario, lo que lo convierte en un objetivo principal para los cibercriminales.

La ciberseguridad en entornos de la nube

Almacenar datos completamente en la nube no garantiza el 100% de la seguridad. A medida que la industria evoluciona y aprovecha la creciente potencia informática, ¿qué pasos deben tomarse para garantizar transacciones seguras?

Desde el punto de vista del consumidor, la seguridad es una parte integral de las soluciones de servicios financieros, cuya responsabilidad recae en el proveedor. En el futuro, la seguridad y la privacidad de los datos jugarán un papel clave para ganar la confianza del consumidor y catalizar la adopción de la banca digital.

A medida que los ataques cibernéticos cambian constantemente, las instituciones financieras deben controlar la protección contra el delito cibernético.

Las empresas fintech deben mantenerse actualizados para mantenerse al día con los ataques cibernéticos cada vez más sofisticados. Y eso es lo que muchas compañías están haciendo a diario.